lunes, 30 de agosto de 2010

Skreemer - Al borde del precipicio - Por Francisco Giménez Pujadas.

Skreemer de Peter Milligan, Bret Ewins y Steve Dillon. Miniserie de seis números publicada en 1989.

Skreemer es un cómic que por lo general es dejado de lado, como una obra menor. Sin embargo es uno de los grandes cómics de los 80 que posiblemente no soporte una comparación con DKR o Watchmen pero que es sin duda una gran obra imprescindible en cualquier biblioteca.
Milligan en Skreemer nos brinda un mundo autocontenido con su propia línea de tiempo que, al leer el total de los números, genera la impresión de una gran continuidad como si llevásemos años inmersos en ese universo. Este universo posee una ambientación retrofuturista que recrea la crisis de los años 30 de norteamericana, encontrando también un eco en los sucesos de la vida de la familia Finnegan y el narrador de la historia.

El relato transcurre en una Norteamérica que ha colapsado y es dominada por presidentes de distintas bandas. Es en este contexto donde se narra por medio de flashbacks continuos la vida de los protagonistas Veto, Ductch Amsterdan, Victoria Chandler, la familia Finnegan. En general son personajes tridimensionales, que sienten, sufren de manera muy real y en cierto punto muy ambiguos, víctimas y victimarios según de donde se los mire.
Si hay algo que caracteriza a Veto Skreemer es la situación de estar al borde, de caer en el futuro. La angustia de la certeza de saber el futuro, es el nudo principal de Veto Skreemer. Fue privado del privilegio de no saber, de la incertidumbre y la ilusión de libertad frente al futuro, Veto también pareciera temer el poder escapar a la seguridad que las habilidades adivinatorias le han brindado. Es a lo largo de su vida prisionero de la percepción constante y simultanea del presente, pasado y futuro. Victoria Chandler, manipuladora, fuerte y ambiciosa es en cierta medida el futuro del que Veto huye, prisionera del resentimiento y odio. Dutch Amsterdam es el personaje que a mi entender funciona como testigo de la vida de Skreemer y también como un puente entre el relato de Skreemer y el espectador, el que genera cierta simpatía o identificación dentro de los personajes mafiosos.

Charles Finnegan y su familia no son otra cosa que el hombre común, de principios, frente a un mundo desalmado, duro y cruel. A lo largo de la historia puede sentirse esa pulseada constante porque uno triunfé sobre el otro y le imponga su sistema de valores.

En el apartado gráfico, el dibujo es correcto y acorde al guión, la narrativa es excelente así como las transiciones entre los distintos tiempos, demuestran cuidado y sutileza. Si bien el dibujo no es realista o detallado, cumple con creces las necesidades del guión. Cabe destacar el uso del color, cada tiempo tiene una gama de colores asignada, el presente con los colores naturales, el pasado de Skreemer Dutch y Victoria tratado en tonos marrones oscuros y la historia de los Finnegan en anaranjados y rojos (excepto en las partes oscuras y donde Charles ve tambalear sus valores, es donde la paleta de colores se torna oscura como la utilizada en las partes de Skreemer).

Un elemento presente, en la obra es la canción del Funeral de Finnegan, en referencia a la balada irlandesa de mediados del siglo XIX y a la obra del autor irlandés James Joyce. En ella se describe la muerte, velatorio y resurrección (por medio del derramamiento de whisky en su cuerpo) de Tim Finnegan. Y esta idea de caída (muerte) y renacimiento es finalmente la gran idea que une todos los tópicos de la miniserie, desde el camino de escape que recorre Veto, las tragedias de Charles Finnegan, la duda en sus convicciones que presenta el personaje de Tim e incluso el trayecto de Dutch Amsterdam. Son todas caídas en los abismos de cada personaje que luego convergen en algún tipo de resurrección.

Las referencias a Al Capone, en cuanto a su legado mafioso, y a Scarface y la cicatriz que caracteriza a Veto, son evidentes. Las propias etapas en la vida de Al Capone tienen su eco en las de Veto: una ascensión, una hegemonía y una decadencia.
A pesar de su tremenda historia, Skreemer se ve heredera o deudora de ciertos elementos de Watchmen. El personaje de Veto, al igual que el Doctor Manhathan, percibe el tiempo de manera simultanea, se ve atrapado por el futuro.

En Veto como en Rorschach, las manchas van a ser uno de los grandes elementos presentes en su vida, Veto prisionero de la mancha de tripas y sangre de aquel vagabundo y Rorschach prisionero (como hecho bisagra en su vida) de las manchas de la sangre y sesos de los perros .
Ozzymandias y sus miradas al futuro. Así como Ozzymandias veía (o creía ver, eso quedara sometido al juicio del lector) el futuro a través de una fragmentación de la realidad por medio de la visión simultanea de imágenes de televisión colocadas para evitar un análisis racional de las mismas*, esto tiene su eco en lo que hace Veto, ver el futuro a través de entrañas y sangre (de hecho Ozzymandias hace referencia a ciertas a practicas chamánicas de ver el futuro a través de las tripas de animales).

* Ozzymandias menciona la técnica de Recorte de Burroughs: recortes de una o mas obras de desarrollo lineal, y después un reordenamiento aleatorio, dando combinaciones nuevas e innovadoras.

Rara vez nos encontramos con obras capaces de lograr un mundo autónomo y mas aun una obra capaz de impactar en la mente del lector, de generar distintos niveles de lectura y reflexiones profundas acerca de la condición humana. Es una lectura obligada para el comiquero interesado en los comics maduros de los `80.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenisimo Facundo. Soy un fan de esta obra y tu analisis me parecio muy completo. Como dibujante me hiciste notar como cambiaban los colores en las distintas historias, muy bueno ese detalle. Hiciste cargo a la obra de las comparaciones con Watchmen, y aun asi, la sacaste airosa. Como dato personal la escena final del capitulo 4 y los cominezos del 5 me dieron una de las enseñanzas mas importantes de mi vida. No es poco para una "historieta" (sarcasmo).Otro a destacar es que esta obra, en su taco de zinco, suele recorrer las mesas de saldos de varias librerias de la calle Corrientes en Capital. Hernan Sollazzo Bienko.

ErebuS dijo...

Un comic grandioso como este merecía una critica pertinente, y la tuya por cierto que lo es, Facundo! Espero que anime a muchos a volverse a esta poco reconocida obra maestra de Peter Milligan y que vos sigas escribiendo criticas tan buenas como estas.

Adhiero a las comparaciones con Watchmen que mencionas (y al hecho de que no desmere la originalidad ni la calidad de la obra). De hecho, otra comparación que puede hacerse es la del uso de esa ucronía de futuro-pasado oscuro y decadente que casi se podría decir que era un tópico de la época, cuyos exponentes más fuertes fueron Moore y Miller.

Saludos!

Francundo dijo...

Gracias por comentar Hernan y ErebuS. Sus opiniones verdaderamente interesantes.

Una de las cosas que olvide nombrar es las tintas de Steve Dillon, que despues seria uno de los grandes narradores visuales de los ´90.

Gracias a Saki por abrir las puertas de Tierra Freak.

Sr.8 dijo...

Llevas unos días posteando muy poco
¿ algún problema? o es que no surgen ideas, ne encanta Tierra Freak, y lo sigo como diría John Rambo "día a día" un saludo
Dani

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...